Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta Todo o nada. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Todo o nada. Mostrar todas las entradas

19/4/17

Engendrar

Foto: alattkeva-(Suecia)-




No es oscuro el deseo,
ni tampoco la vida,
sólo un hecho fecundo
que nos mata enseguida.
Un afán de sentirse
por querer perpetuarse;
un deseo al tenerse,
para el gozo abrazarse. 

Como el sol que procrea
dando tanto a la tierra,
si hay calor nos fecunda,
si no está nos ausenta.
No es tan malo acoplarse, 
ajustarse en la carne
siendo fruto del bien,
no del mal y, el, engañe.

Estas cosas del mundo
nos presionan a veces,
si caemos en sombras 
hay desdichas y crecen.
Se comprende la vida
de quien deja su muestra,
si reclaman los cielos
si hay vacío en la tierra.


alattkeva




4/1/16

Pesca de nadas

Foto:  "Café de la Luz" 
C/ del Barco- Madrid
Un ambiente muy agradable.

Ya me duele mi tiempo por la nada
pues no llevo ambiciones ni deseo;
ni pretende mi verso un camafeo
ni me vuelvo rapsoda descarada.
Me corrijo la rima que confunde,
asonantes rimando consonantes,
si los versos me salen bien pedantes
y al amor se los doy, porque me cunde.
Y me amoldo al descuido de mi todo;
y me basta mi sombra en soledades,
con paciencia se llenan vaguedades,
sin estar tan pendientes de algún modo.
Me alimentan los ecos del invierno,
la humedad de las hojas en la lluvia.
No me importan las horas si diluvia
porque el cielo me empape sin un terno.
Son mis versos de pez estremecido,
por 'las redes' echadas en tormenta;
con su verbo a favor, comprometido
y, a la pesca de nadas voy sedienta.

A. Elisa Lattke V.

25/11/15

Estación: 40:2

 Empujó el otoño las edades
pues les fueron llegando los inviernos.
Sopló el frío al fondo de sus noches,
interludio helados, sempiternos.
 Foto:alattkeva (Suecia/2014)
Busco la estación vacía,
aquella antigua y conocida
con sus vías al aire libre
donde hacer una pausa.
Quiero despedirme.
Verme en los espejos,
saludar a la indiferiencia y a los mitos.
...
Porque de luz se inunda el techo de mi nave
y mi cuerpo necesita de su cubierta espiritual.
Sé que no hablamos en la misma lengua, lo siento;
pero las almas son como el humo de los viejos trenes,
de esos que van dejando su estela en su recorrido.
Es una alquimia maravillosa
que se funde con lo amado
en toda evocación de cada viaje.
Con el aire de frente,
se hace intensa la mirada sobre las vías,
esperando el siguiente e interminable paisaje.
Continuidad del tiempo.
"Será lo que Dios quiera..." -repite un sonido.
Extraña es la alegría lejana de un silbato
y como se recuerdan los vuelos de vencejos asustados,
remontar hacia los montes cercanos;
¡y otro tren pasa...! "Será lo que Dios quiera".
¡Escucha!
Nada es diferente en la estación del sur que ya se conoce,
si tomas la vida con un apunte poético, surge hacia fuera,
escuchando el insistente sonido de una llamada:
¡Pasajeros al tren!
Sabes qué llevas de equipaje por anuario de vivencias,
y, haciendo gala del simbolismo,
entre aromas de sueños ciertos,
se insiste, a riesgo de ser reiterativo,
pues aún hablamos diferentes idiomas,
pero miramos las heladas vías que llevan a la misma estación...
¡Pasajeros al tren!

alv en: "Ranita Azul"

20/9/15

El plagio

Andaba yo con cierta incertidumbre
en busca de los plagios consentidos,
aquéllos que se alaban y, permitidos,
callamos y sabemos de otra lumbre.

Es triste la sospecha y la costumbre
robar sin las comillas, ir de atrevido,
y creer que quien lo lee es aturdido,
un lerdo analfabeto...¡y se deslumbre!

Andamos con la mosca tras la oreja
por ser la honesta labor del escribiente,
demostrar su inventiva peculiar.

Pues hay quien se merece una colleja
timando a quien lo lee y, astutamente,
se gana su confianza por callar.

Honesto es el idear,
por dar a cada mente su tributo
si hay 'ciencia infusa', ¡nunca lo discuto!



alattkeva
4 de abr/ 2011

8/4/15

Se derrite...

Los años nos dominan y sentencian,
nos miden cada ciclo y languideces
cayendo en la zozobra que da el mundo, 
comprendes con temor y palideces.

Foto: alattkeva-Suecia/2014

¿A quién si hay soledad acudes y lloras?Si Dios dice ir del brazo de la vida
también es nuestra cruz en el silencio,
de absurdo en su misterio porque guía...
¡Encorva la osamenta porque humillas
al temor, y buscamos travesías...
 Se pide calma y ruegas de rodillas
Encallan pensamientos con sus dudas,
se sumerge la idea en la impotencia;
y, hay meses con el tiempo de ataduras,
que nos dan su retóricas de ciencia.
De todos modos, mueres... ¡Y qué importa!
¡Aquí no se permite permanencia!

A. E. Lattke V.



18/3/15

Tierra ya baldía con: Ludovico Einaudi - Monday





Está vida está llena de muchas codicias,
porque somos un grano de semilla
supliendo a otras ausentes.
Me tengo a mí misma por dentro y me recojo
para esconderme de la muerte y, como ellas.
Sé de la ineludible paz que nos regala el silencio
y en su espera...me gusta su feliz descanso en el barbecho.
Las aves los aprecian.
Porque somos la contestación al garfio y a su azada
y con el sol, la tierra nos reclama desnudos
convertidos en terrones.
Luego, como mies nos guarda el espíritu en su silo
y todos nos lloran y nos envuelven en caricias pasajeras,
mientras buscan un surco de nuevo al aventarla,..
¡Reinciden, se obstinan y repiten otras siembras!

Útil es la tierra
como una mujer preñada,
y, escogida, se la cubre, fertiliza y se cosecha.
¡Y se embaraza de sueños siempre ajenos
sin ser nunca la dueña de sí misma!

Me siento en el viento como espora,
fagocito en murmullos de palabras
y en la nube de lluvia, me cargo de gerundios.
Porque cayendo voy viviendo, soñando, esperando y amando;
y, comprendiendo la vida, voy muriendo.

Por eso, voy sintiéndome cansada,
demasiado cansada muchas veces y sonrío.
Por dentro siento que se duerme en un cascarón vaciado
pero no igual que la semilla de un principio.
Ll llena de esperanza.

Acaso, en un vuelo más, hacia cualquier anhelo,
se sienta otra soledad por los adentros y, queriendo...
acapare mi alma en su hondonada de penas.
Y, como una página más llena de nostalgia,
sepa, que con sólo leerla, sembró la primavera.

alattkeva

30/10/14

Vuelos y saltos

Se me enreda un pensamiento
que se acuerda con tristeza,
viendo un vuelo y su belleza 
mi locura y su contento.

Se me enreda hasta el aliento
por las manos y en los dedos,
mil caricias sin los miedos
con sus mimos complacidos;
los momentos divertidos
devolviendo los remedos.

Me divierte el sentimiento 
con las ganas de besarle,
por la dicha de abrazarle
sin ningún acosamiento.

Es que siempre se está atento
a servir con mi atalaye,
siendo fiel porque subraye 
algún silbo que complace;
lo que a mí me satisface
consiguiendo, me desmaye.
Se me traba hasta la lengua 
cuando digo que... ¡te quiero!
¿Y sonríes porque muero
viendo como nada mengua?

Por fortuna se deslengua 
este ser de carne y hueso
y algún verbo muy travieso
se conoce su presente;
si el pasado fue prudente
lo ha guardado muy secreto,
y, aunque salte esta muy quieto 
evitando estar demente.
El tesoro del amor
es misterio bien guardado,
bajo llave y encerrado
se mantiene con fervor.

Quién lo sabe con ardor
aunque muera de ansiedad
lo vive su soledad,
planta cara a la añoranza 
se queda con su esperanza,
la ternura y su bondad.

A. Elisa Lattke en: "El ruiseñor"

19/6/14

Pensar iluminado

He leído mi tiempo. Oscurecía.
Se acababa mi sueño en la tormenta,
empujando sinergia en lo que alienta
la simbiosis de sombras, envolvía.

Descarnada yo supe qué invadía
a este ser y mi mundo y quien lo inventa, 
porque espera respuesta en el que tienta
al retazo de luz de mi osadía.

Contumaz un pensar iluminado
de viajero elemento del mañana,
como prueba y diseño de un destino.

Pero vive el deseo y, obstinado,
nunca olvida el recuerdo si lo afana
a servir a su tiempo de camino.


alattkeva