Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta Mi vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mi vida. Mostrar todas las entradas

11/6/17

Paralelo

“Quien no añade nada a sus conocimientos, los disminuye”
Imagen relacionada
El grado de perfección
depende del mismo círculo
y no de quien lo dibuja,
por dentro y en su burbuja.
Ni con rectas ni con curvas,
paralelas o tangentes,
puedes saber de su radio
centrifugando su mente.
Si su horizonte es estrecho
da lo mismo por el plano;
por el eje de lo obtuso
aunque le cojan la mano.
Algo de geometría
y entenderán de qué hablo...
O, el respetable ya sabe
la *semiótica en vocablo.

alattkeva
Imagen relacionada

*semiótica
nombre femenino
  1. 1.
    Ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos que permiten la comunicación entre individuos, sus modos de producción, de funcionamiento y de recepción.
    sinónimos:semiología
  2. 2.
    Teoría general de los signos.

30/7/15

Estoicismo

Imagen de Internet

Con el tiempo ya cumplido,
me prefiero más distante;
poca vida por delante
si hay salud, lo preferido.
Pues se tiene bien medido
este 'Aleph' de la teoría
y me da mucha alegría
ser consciente de mi Todo;
se supone... de algún modo
que, quien vive, lo quería.

Este hecho con conciencia,
ya lo asume el alma humana,
de quien vive como 'rana'
pero asume trascendencia.
Una entiende y lo silencia
por instinto en la memoria,
pero entiende cada historia
que se monta toda vida
por temor a la movida
siendo el agua de una noria.

Soy creyente de los astros
ellos guardan su secreto,
son a veces amuleto,
de quien deja luz y...rastros...
Son del cosmos abuelastros
y depósito Hacedor,
es la prueba del Señor
y la suma de los vientos
del local de los inventos
y la chispa del Amor.
Es por eso que lo pienso
y medito y me corrijo,
pues quien lleva un crucifijo
es estoico, no indefenso.
Nunca el tiempo está en suspenso
si el buen Dios nos acompaña,
conociendo quién se engaña;
pone fe porque nos prueba
como sierbos de esta gleba
y "Sermón de la Montaña". 


"Ranita Azul"
 *Aleph
* "El Sermón de la Montaña"

 

26/10/14

El hoy de mi mañana



Me encuentro por el hoy de mi mañana,
sin ser de antes, tampoco del después;
me invitan los océanos de palabras
colmada de ilusiones al revés.
Tendida sobre el tiempo que me ocupa
llorando el futuro del ciempiés,
me siento que todo me preocupa
calmándome la luna por su envés.
El húmedo latido aún nos queda
de un sueño contumaz que no se alcanza
la dicha de perderse en quien se niega
el beso del amor y su esperanza.
Un pálido fulgor como una estrella
el rostro que me embriaga y que me aguarda;
la flor que desdibuja mis inviernos
la rosa del amor y quien la guarda.
Te dije que jamás te olvidaría
atando el sentimiento a tu regazo,
razón del corazón fue mi latido
teniendo el alma envuelta en ese abrazo.
Me encuentro como el hoy de mi mañana,
será porque lo mío no parece...
ser de amor que se llevan los deshielos
sintiéndome un invierno que fenece.
A. lisa Lattke V. en "Don Anselmo"

21/10/13

Ingratitud otoñal

Dime amor si no te tengo
para qué tanto dolor,
si idealizo el fervor
sufriendo lo que devengo.

Ingratitud de promesas,
tantos detalles amados,
por los tiempos que se fueron  
dejándonos suspirando.

Como la mies que nos falta,
como el aire que respiras,
como el tiempo que se pasa
recordando y no lo olvidas.
Como el tono de los verdes
que surtieron los paisajes
entre amarillos y rojos
al cenit de los celajes.
Como piel acariciada
dibujando sus contornos;
con los dedos de las manos
y el corazón en los ojos.
Y con ellos bien cerrados
un suspiro calibrando,
esos dibujos del alma
para siempre recordarlo. 
¡Y como el tiempo se calla
enmudecido y lo sientes;
dime tú, aire, ¿qué bebo, 
si las palabras nos mienten!
Afirman su devoción 
por un amor de aliciente
que se ha colgado a su cielo
y es lluvia y vida doliente.
Ingratitud lleva el aire...
del abrazo de su tiempo,
ingratitud en los verdes 
que abandonaron mi cuerpo.
Ingratitud las promesas
que diera mi corazón 
al horizonte que espera 
algunos rayos del sol.
Pero sé que mi alma esconde
como un ave bien sumisa,
la devoción que le tengo
silbando por su cornisa.
Esperando del momento
las alas de un tierno vuelo,
hacia las cumbres alzado
donde suspiran sus cielos.

Ingratitud en las promesas
de tanto detalle amado,
por los tiempos que se fueron  
en lejanías sin lo dado.

Ranita.

7/10/13

Poco puedo ofrecer...

Todo cuanto soy me lo debo a mí interés por servir a mi vida, pero todo cuanto otros han pulido se lo debo a su interés por mejorar 'el producto', entre ellos mi padre; pero debo reconocer que todo cuanto he podido conseguir y es bueno para mi vida se lo debo a dos seres que he amado y que siempre han estado presentes en mi vida, porque ellos representan mis raíces más espirituales: mi madre, Z. Rosa y mi abuela, M. Elisa, q. en p. d. 

Dedicado a mi familia
Acuarela-alattkeva
De mí, francamente, no es mucho lo que puedo ofrecer...
No tengo nada que pueda enseñar, nada relevante que pueda dar o nada que pueda tener alguna importancia para servir a mi ego como orgullo, ganándome la confianza de los amigos o de quienes me visitan; consiguiendo convocar alrededor de mi realidad a las personas en afán de ser centro de todas estas historias que nos montamos en estos medios con poemas, cuentos, ideas,relatos y en redes sociales. Es que jamás pienso en ello ni me preocupa en plan serio. El no estar al tanto de los amigos o seguidores de mi Facebook o de mis blogs, lo reconozco y lo siento, porque me abstraigo y 'me elevo' dentro de mí y me procuro mi diario 'nirvana', aunque tenga responsabilidades familiares y la salud, incluida la mía, no siempre favorece el tiempo de ocio teniendo que estar a salto de mata con mis cosas domésticas u otras cosas.
Me gusta comunicar, expresarme, dar una visión de mi pensamiento como ser que razona la existencia. Me gusta ser yo misma y me gusto como soy.  Aprender de la cultura y su historia, algo de política, creencias y leyendas dentro de mi contexto vivido hasta el momento; un poco eso sí dentro de los límites que puedo argumentar porque no conozco todo y sí he andado un tramo de existencia para preocuparme por algo fundamental y he tenido otras experiencias, así que  mientras observo con atención y sigo aprendiendo se me hace largo el camino de tanto como ignoro. Soy así de clara y transparente para quienes me conocen en mi sencillez, para quienes me leen o ven lo que hago deben de pensar que hay algo de mi realidad física y espiritual en cada aportación, todo es parte de lo que he visto o he experimentado; aunque algunas veces o muchas me equivoque. -Pido disculpas por ello-.
Sé que debo respetar las opiniones ajenas, sus criterios aunque no sean los míos debo tolerarlos, pero no admito el irrespeto, la burla o ironía ni en broma, si no conozco a mi interlocutor corto radicalmente. Menos, que se hable de quien no conocemos ni porqué responde a un patrón que nos disgusta o extraña.


Sin embargo, una entiende y observa en silencio sin aspavientos que tiene mucho más de lo que otros pueden tener en sus manos y, por eso doy gracias a Dios. Es bueno que no lo olvidemos de quién depende esta experiencia de paso por el mundo y lo tomemos en cuenta.

Tampoco a lo largo de mi vida me he movido a favor de 'mis habilidades' para hacer pensar que puede ser interesante o bueno para mí misma, hacer algo con ellas, salvo entre mi familia, los amigos y lo que por casualidad me demande el momento para intervenir o ayudar en cualquier instante aunque no me conozcan, porque hacer o proporcionar lo que entiendo siempre es parte de una satisfacción si mejora otras realidades o las propias.

Las cosas que llenan mi espíritu son como el sabor de la tierra que nos enriquece cuando se maduran y damos valor a lo que hemos perdido cuando estamos lejos... Así nos pasa al no utilizarlas, al no ejercer el hábito de mantenerlas en ejercicio y saber que nos fueron dadas por algo, pero no he tenido ocasión para rodearme de un ambiente idóneo y tranquilo que favorezca mis deseos. Una debe entender o aprender a reflexionar sobre ello y porqué ciertas cosas nos pasan, qué nos motiva a dejar la vida en otras manos para que así de este modo se sientan esos otros seres felices. Nos acostumbramos. Y porqué otras cosas importantes se aparcan sabiendo hacerlas mejor que otros. Somos culpables de ello. Una debe pensar que en ese 'exilio' buscado que nos decanta de lo que pudo ser positivo para la vida, no fuimos valientes, duros y audaces, capaces de evitar lo que nos frenó, lo que obligó a negarnos la posibilidad de luchar por un sueño porque en realidad no éramos del sueño ajeno... ¡Era nuestro sueño! Todo subyace en el corazón humano como un lastre a ciertos años y es inútil arrepentirse de lo que no se hizo con otros años más lozanos, lúcidos y de mayor actividad o capacidad para afrontar lo deseado.

Nunca tampoco me planté o marqué ninguna meta ambiciosa, es verdad, dejé que la vida se fuera despacito y sin notarse... quizá por comodidad o evitar mi ausencia estando fuera de hogar, mientras necesitaban mis cuatro hijos de la cercanía de una madre; aunque tuve la mía, mi madre, para solventar la misma en ocasiones y para completar otros conocimientos culturales que se me brindaban. Nunca he sido "un bluf o 'un fantasma' " -como alguien querido lo supuso alguna vez-, por aquello que se dice y piensa de los que "mucho hablan y poco saben" y que se dan como ajos en al sociedad; aunque en este caso se tratara de lo que por creatividad expresaba de forma natural causando ciertas inquietudes o dudas, incluso molestias "por mis alcances" en época de la dictadura española cuando llegué; pero en otros casos cuando me dio por escribir se me trato con dudas, "por si era plagio u oportunismo para llamar la atención" (...) Pero seguí con mis cosas porque eran mías. Dolor sí me causaron estas opiniones, naturalmente, jugué que no tenía un nivel universitario creíble.

Cuando tuve un pequeño proyecto hace como cuatro décadas sin ayuda de nadie, fue explotado el mismo oportunamente sin mi consentimiento y me rompieron la ilusión; rota esa continuidad del tiempo empleado, perdí la moral de seguir y vi que era imposible sin estímulos y colaboración o comprensión hacer algo serio, "lo tenía todo no lo necesitaba"...Salvo si sacrificaba mi vida familiar y emprendía una aventura artística sola. En otros casos me siento reconfortada porque dentro de mí hay 'un pozo' que se llena de un algo desconocido y permite tener la dicha de 'sentirme feliz de forma natural. No sabría cómo explicarlo pero es algo que vino conmigo desde mi nacimiento; pero sí puedo asumir que soy algo dejada de lo que sé, bastante descuidada de lo que hago y un poco desordenada no dando importancia a nada porque no lo doy por bueno, al no ser autoridad en la materia. Pienso que lo que me llena está en mí y se me regala a ratos causándome una felicidad indescriptible. De allí mi fe que es lo que mueve mi tiempo y este ciclo de mi alma dentro de 'un traje' que poco ha dado qué hacer pero es su experiencia desde el s. pasado...
En Cundinamarca-Bogotá-1959

Nunca he hecho nada que valga la pena con lo que creo saber y puedo desarrollar, porque no sería honesto para mí entendimiento alardear de algo aunque sepa llevarlo a buen éxito. Hice votos de humildad cuando era novicia y no puedo ni mentir, prefiriendo mejor callar o contenerme mucho tiempo sin hablar, no es difícil cuando también se conocen los votos de silencio. Acaso se obtenga algún beneficio más 'por sufridora'. Aunque asumo que hace mucha falta bagaje cultural para 'demostrar' mejores alcances si me hubiese propuesto hacer algo, aprovechándome de contactos en mejor situación a lo largo de vida. No los quise para mí y menos para mis hijos. Pienso honestamente que somos el resultado de lo que nos proponemos. No hay suerte que nos empuje, ni 'padrinos' que ayuden, pero sí hoyo donde caemos. Soy en muchos casos ingenua por naturaleza y nunca haría algo por maldad o adrede, pero algunas veces se me ha castigado muy duro e injustamente. No he devuelto nunca la misma moneda ni lo haré.

Tengo dos correctores de texto en la familia, mis hijas son filólogas; también tengo amigos editores que ya me conocen. Así que no me falta ciertas posibilidades que me son favorables, pero no me gustan los concursos literarios ni los retos que ponen tiempo a lo que ya me queda. Todo eso me inquieta si no sé responderlo con celeridad. Sinceramente he asumido mi vida como es o considero como algo positivo mi realidad hasta el momento y ser como como he sido y aún mejorando mientras mi cerebro me lo cuestione. Pero eso sí quiero ser libre para decidir pero nunca forzar las situaciones que me favorecen a mí en detrimento de otros. Nunca he dado mayor importancia a las cosas del mundo, salvo lo justo y sin caprichos que empeñarán la realidad de los míos; valoro mi familia y la poca o escasa "riqueza interior" que me concedo y eso me gusta; quizá por factores genéticos me sienta satisfecha de algunas habilidades no olvidadas y por haberlas 'recibido' o heredado de mis ancestros y nada más, pero también he procurado aprender estudiando. Doy a todo ello una importancia lógica o natural, casi como una obligación. Pero sí me he preocupado por ciertas cosas que me gustan que me pasen, y con ellas he disfrutado individualmente en cualquier momento de mi vida, tomándolas como un recurso más para llenar el tiempo o motivar e ilustrar lo que hago, ampliando conocimientos en la necesidad de saber un poco más. De esas inquietudes he extraído algo que considero bueno a mi personalidad y con ello me he entretenido.

Puedo agradecer a un puñado de gente muy buena que quiero, considero y admiro; gente sensata, humana, paciente, que también me han regalado su tiempo cuando la he necesitado en ocasiones y he preguntado lo que no sé, pero sobre todo sus estímulos y cariño han sido importantes, el que han manifestado públicamente en estos medios virtuales. Se agradece de corazón esos contactos donde nos movemos todos: Foros de Arte, Literatura, Poesía, reuniones, cursillos, tertulias, talleres y cursos de otras temáticas que llenaron de ocio creativo la vida y no de ociosidad frívola e insulsa, tanto físicamente como a través de los foros o medios virtuales.
Bustarviejo-2010-(69 años)

Quizás por tener lo más elemental para la vida no he dado importancia a mi propia autoestima para subir un escalón más. Tal ve todo ello da más autonomía por la satisfacción que depara saber desarrollar ciertas cosas y con ello lucrar otras necesidades de forma real y honesta; pero es que nunca he procurado darme a conocer porque di con 'un moro' como marido, muy celoso que se preocupa mucho por mi bienestar "y que nadie me haga daño" pero no me despinta mirada; sé esto u lo otro porque he observado mucho o puedo hacer más o menos bien al procurármelo, aunque prefiero irme retirando en la corriente que ya me lleva a pensar no enredarme tanto en todo lo que me puede quitar tiempo para los míos. Ser como sedimento que se pega a las orillas del mismo río humano por donde vamos todos y que pasa irremisiblemente por nuestro lado, sin que yo procure pedir nada a nadie... El río siempre ha pasado... y pasará con su limo en suspensión y mis 'nados' sinceros, siendo del fondo de la arena, las piedras en el lecho de sus aguas, como el croar de las ranas hasta que se secan los sitios donde habitan. Ellas nacen entre el barro de los fondos donde se estanca el agua y son felices en el ciclo que las corresponde y se entierran en su burbuja de aire que se procuran, generando oxígeno al mover sus ancas de vez en cuando, hasta que vuelven las lluvias y es como un renacer de nuevo. Algunas se las llevan los pequeños tornados cuando aún son diminuto huevos y, al entrar en zonas más calientes de la atmósfera, se precipitan en la lluvia totalmente formadas... Caen y se despanzurran.., ¡no vuelan pero caen felices en caída libre, las he visto a centenares! Las pocas que sobreviven vuelven a formar parte de su ciclo reproductor si se libran de los 'depredadores naturales'. Esos los tenemos todos.

¡No somos nada! Si  acaso de lo que somos se lo debemos a la mente que sabe ya quiénes en realidad somos.


alattkeva

8/8/13

...ocho años atrás


¡Cuánto has cambiado!
...
Las hojas del otoño se han secado
su metáfora sueña ilusionada,
sin lanza de Longinos al costado 
es la fe conservada en tu mirada. (alv)

Envejeces, Elisa, poco a poco...
los palos recibidos no los pudiste evitar
¡Eran tan tuyos!


Enlace: Me cuesta...


Publicado: Vie May 11, 2007 10:18 pm Título del mensaje: Me cuesta


Me cuesta…
sentarme a mi lado,
hablarme a mí misma
y decirme las cosas que tengo,
las que no me gustan,
las que siempre pierdo.
Y bastante seria cerrar mi sonrisa.

Me cuesta volverme severa
y sentirme amor con mucha paciencia.
Y es que soy ingrata conmigo ya en todo,
padezco de olvidos pero no por años,
¡es que me conozco!

¡Ay Dios, cómo cuesta
hablarme a mi misma,
tener un ratito de ser efectiva,
señalar mi rostro con mi propio dedo;
no tener la cara de olvidar quién soy
y decirme mucho... de por dónde voy!
Ser ya muy dura y no emotiva…
¿Cómo quieren que sea y que yo ya me diga?

¡Me cuesta!

Y me cuesta decirme tres cosas que son de mi vida
y quedarme muy fresca, llorosa y sentida;
por ser ya tan vista y muy releída,
¡es que ya sé mucho siempre de mí misma!
Pues soy mi testigo y ya no existe otra...rana conocida,
Azul, para más señas la de la sonrisa.
Quiero ya encargarme de ser más bien dura
…y enseñarme dientes…
Y debo enfadarme más de la cuenta,
cantarme del todo con rabia y paciencia
de una vez por todas..., ¡por fin las cuarenta!

Me cuesta, verme con en mis propios ojos,
rozar la caricia, sentirme ya toda,
llorar sobre mi hombro tan sólo... un poquito;
y es que nunca puedo... y por eso cuesta…
sentirme y quererme…

¡Y abrazarme sola!

¡Me cuesta!



Elisa en: “Ranita Azul”.
_________________
Las ranas saben, los hombres piensan, el aire lleva, los sueños quedan; mas un silencio todo lo encierra. (Elisa Lattke-09)





20/7/13

Las noches de mi tiempo


Mi tiempo es un desove
de pálido destello,
define mi pronombre
envuelto en otro cielo.

Mi tiempo ya sin tiempo
se muere en otros mares,
como humo en su misterio 
pegado a sus pesares.

Aromas de la vida
si escucho su palabra,
la luz que lleva en ella
su rima que la baña.

Balbuceo de estrellas
escalas de otras nubes,
peldaños de otros cielos
naufragios que se aluden.

Son brotes pensamientos
de música con duende,
clavecín temperado
al plectro que lo hiere.

Mi tiempo es un Orfeo
y registro para oídos,
luciérnagas de teclas.
propagan los sonidos.

Las noches de mi tiempo
entonan su alegría,
combaten la tristeza,
regalan armonía.

En este silabeo 
vorágine en lo lúdico,
despierto a los silencios  
y al duende amor, mi músico.

Elisa en: "Ranita Azul"

10/9/12

A UNAS ALAS ROTAS - A las mujeres maltratadas -


A. Elisa Lattke V. 

A cielo abierto y con la vista al frente,

estoy aprendiendo a caminar de nuevo!



Adentrarse en el, alejarse, huir…
y desaparecer por el camino…
Volar si es preciso a otro destino
no volver, solo soñar… y vivir.

Querer, ser y marcharse de este mundo
sin volver hacia atrás, ir adelante;
sintiéndose volar y ya distante
descansar por fin siendo rotundo. 
Porque de esto se trata, liberados
de todo lo que atrás no te mereces
si un alma sin amor , abandonados, 
dice que debemos volver más veces
a sufrir más dolor donde no creces.

Dime de qué careces
si repites historia con el mismo,
complaces a su vil maquiavelismo.

alattkeva-12


La poesía es alimento, liberación, alma de las cosas que amamos y son buenas para todos; las que serán y son parte de la esencia que necesitamos cada día, porque la gente buena existe, el verdadero amor se da, crece y deja crecer no es propiedad de nadie y sí del que corresponde y equilibra. Porque no se viene a este mundo para aguantar a nadie que hace daño a otro ser humano y retrasa su vida en todos los sentidos y "porque le da la gana y debe ser así..." o, porque desea que en su imperfección espiritual malvada, egoísta y dañina se le soporte sin rechistar estando por obligación a su lado; porque reconoce su miserable realidad y teme quedarse solo y hay una imbécil que se hará cargo de sus traumas, episodios psicóticos y más que nunca cuentan estas mujeres que sufren al lado de estos imbéciles. Así, estos maltratadores, mantienen sus criterios y ellas encerradas en su círculo, aceptan sus razone, mantener sus privilegios machistas y favorecen su realidad; seguirán pensando que han vencido a mujeres débiles y aterradas por sus chantajes, que el mundo que han forjado a base de engaño y falsedad es suyo, pero a su servicio y con 'su querida tonta' al lado qu ha retenido porque teme que hable y diga la verdad. La que por miedo rinde pleitesía a un gran cabronazo a diario y tiembla con sólo mirarla; a la que controla y pide cuentas si siente alguna duda por ser un ser acomplejado e inseguro. El mundo necesita de mujeres valientes, heronías que saben defender sus valores donde crecieron y se formaron y no los que estos bestias inculcaron para complacerse. Soñar, proceder, hacer, volar, liberarse y buscar la felicidad a tiempo, es lo que necesitan ellas si son capaces de reconocer que las han engañado y se han equivocado, abandonándolos para siempre. El verdadero amor nunca amenaza a su pareja, está seguro de su fidelidad, se siente con lo que constata cada día y no condiciona el futuro de nadie, menos, se abastece de regalos y promesas materiales para mantenerlo en una burbuja de sueños; por temor a que alguna vez vea la verdadera luz y reconozca todo el daño que ha cambiado su vida, manteniendo una doble personalidad para mantener las apariencias. La mujer que es capaz de salir de ese miserable sentimiento que está muy lejos de ser amor, entenderá por fin la mentira en la que ha vivido. El verdadero AMOR jamás teme al futuro o a su indefensión porque es cómplice de lo mismo que se ama y ve claro el horizonte donde la luz del sol nadie se empeña en taparla con un dedo.

A. ELISA LATTKE V-12

11/8/12

... de lo sentido


Este oscuro mundo tan lleno de afanes
de puertas abiertas y altas ventanas;
visillos con ojos, murmullos de cháchara
vecinos son del barrio con perros que ladran.

Este oscuro sueño de llantos en cadena,
amores sin flores, marchitas primaveras,
se hace vaho humano de humores y olores,
mezcla de pañales y rorros que cagan.

Y yo, que soy anciana mirando lo veo
mi tiempo en cabellos, mi marcha cuidada;
la brisa a la espalda, sonrisa en los labios, 
el chal que me cubre de lluvias y lagrimas.

Y todo esto para qué, si espanta lo que digo 
haciendo que piensen si va o no conmigo.
Pero así es el verso sin métrica, valiente,
los duendes empujan jugando en mi mente.

Esto es un poco lo que pasa, sentimos o huele, 
nos cuentan, se habla... y dentro... con algia;
situaciones vulgares sin flores las mesas,
¡si faltan rosas rojas se lloran nostalgias! 

alattkeva-12

25/5/12

Sin nada aún

Abrí los ojos

-Vengo a sumarme a la sombras
a levantar las piedras de mi arqueología,
desenterrando el pasado, descubriendo los restos
de un sentimiento debajo de sus siglos.
Vengo a descifrar este mundo mío de ahora
y, hacer señales de humo quemando mis huesos,
juntando los pedazos que hallo en mi memoria.

Vuelvo a formar parte de otro tiempo
sobre el mismo círculo del espacio edificado
donde pervive lo que queda de un nosotros;
nada perderemos por saber,
ni por levantar escombros,
agitar el barro que pisamos
o encender hogueras  en la noche.
...
Ese pasado inmediato  es sólo lo que tenemos del presente
y lo que ocupamos a este lado,
es todo lo que se ha removido y nos despierta
para saber dónde enterramos la conciencia de las cosas;
no es un lugar de miedos lleno de polvo y de ceniza
Aquí -dicen- se siente bienestar abriendo bien los ojos
cuando ya se sabe que es sólo de hipócritas sonrisas.
...
Izaremos el beso en el tatuaje de la piel desnuda,
su gesto por el dolor de ser humanos
- Y, por nuestras alas rotas-
Se sentirá la sangre correr bajo la tierra
dejando de ser de sus despojos sólo raíces
porque siendo río volverá al mar de donde ha venido.

Levantaremos los sellos del amor precintado y prohibido
acomodaremos sus piedras a la lápida,
donde descansan de una vez todas las batallas
con sus plegarias infinitas.

Entre las manos tejeremos con besos
la soledad del alma.
Por eso en multitud, las sombras pasan...
-Procesiones y rituales-
pero nunca pasa quien conoce
el descifrar de mis palabras.


A. Elisa Lattke V

6/5/12

Disculpen



Disculpen que piense...

"Ver para creer" dice el dicho, pero éste más bien piensa que es mejor no creer lo que mira y no ve.
Pero podemos creer viendo cómo se aprende a no tropezar si sabes por dónde te diriges al caminar y dónde dejas el alma cuando suspiras. La vida no dejará de enseñarnos sus lecciones y nosotros, no es que nos guste tropezar en la misma piedra, es que por pereza o comodidad no somos prácticos y la apartamos del camino a tiempo.
No cambiamos la ruta que es lo más acertado o nos olvidamos de ella el nefasto camino donde se halla y ajeno nuestros dedos a lo que les espera... No escuchamos la voz de otras experiencias que nos advierten de lo que puede pasarnos, cuando ellos han sufrido más de lo mismo. Dónde se quedan los sueños cuando las nubes se descargan... 
...

Disculpen
pero a veces la vida se empeña
en darnos bofetadas.
Ella sólo desea despertarnos
y que miremos claro.
Nunca maltrata.

Sólo la sonrisa irónica la mira y se cree ser aguja
con deseo de pasar su hilo por el ojo tuerto.
-¡Qué paradoja ser aguja imposible en acerico!-
Pero puede hacer mucho daño.

En la dimensión que nos otorga la vida propia
subyace un espejismo transitorio
junto a la evidencia,
ambos se recuperan en el carrete devanando ideas;
son sensatas y las alimentan los sueños;
enredan su hilo y se disculpan en su trenzado
si no sale fuerte para coser penas que aguanten.
La fortaleza del hilo depende de la urdimbre
y quizá no sepamos utilizar la mejor seda,
por eso se recurre al tosco textil que lo remata.
Es allí donde las ideas se nos pierden
en un mal tejido.

Pero ajena a los rotos y descosidos
continua la vida con su pronóstico fiestero
y la sonrisa sardónica que nos observa
se pincha con la aguja sin ojo,
el hilo se sale del carrete y rueda hasta desaparecer;
alguien entra y busca la aguja de ojo tuerto
y ella, tan contenta, señala un hilo que no ve...
La cuestión es figurar en toda labor
aunque no sirva para nada.

Así es todo en este mundo
Por eso en demasiadas ocasiones el dedo de Caín
señala a su hermano Abel...
y se hace dolor la pena en el costado del hombre.
Sangra.

La teoría de la metáfora es que el carrete vacío
devana el hilo que ha perdido
su aguja y, ésta, tantea su suerte
de hallar siempre su ojo, ¡el que no ve!
Para pasar 'su camello' por el mismo.


Elisa en: "Salambó"
2011

26/6/11



Amigos y familiares:


Os dejo mi saludo de verano por estos lados y mis mejores deseos por este tiempo de vacaciones. A los queridos amigos de América igualmente. Es posible que deje alguna cosilla por este blog,  quizá alguna foto del lugar donde vaya o inspiración ineludible, pues la musa es así. Pero necesito pensar si sigo con estos blogs, este tiempo para algunos puede ser negativo si se apoltrona, debo hacer muchas cosas más, porque aparte de estar físicamente cansada, tengo poemas con ojos de mar que me esperan. Necesito orillarme en sus bellas aguas, quitarme nostalgias y melancolías de encima que suelen darme malos ratos; tenderme en las playas de su corazón y dejarme llevar en sus sueños y alegrías infantiles que sólo piensan en ser felices; quiero transmutar mis pensamientos por la memoria de los caminos o el verde de los bosques, escuchar la densidad silenciosa de la corriente de los ríos y algunas cosas que me hacen mucha falta, como ver cómo vuelan las mariposas de mis poemas y, verme dentro del resplandor dorado de la inocencia para llenarme de su fuerza. Tal vez así crea que aún hay gente sensata y buena por el mundo que no echa a perder otras vidas, porque he sufrido mucho en los últimos meses y así se los digo a quienes ajenos a mi honesta y sincera realidad, no supieron a tiempo que Dios habitaba también su corazón para no hacer daño a los que amo. La ley de compensación será la que responda a cada cual según su comportamiento. Y el que lea y se dé por aludido, entienda.




Elisa






16/6/11

Esneda Cristina, mi "Ñeñes"

(A la menor de mis hijas)


foto-alattkeva-5/08


Si supieras que en el aire
anidan los inocentes pensamientos,
que te cruzan en miradas
cuando voy contigo
y veo vigilante,
lo que adivino en las chispas de otros ojos
que te miran.

Si supieras
del caprichoso viento
enredando esos cabellos
ensortijados de borrascas,
¡y tantas veces de ahoras que te llueven!
Circundados por el halo azul y protector
de mi mirada...
Mientras respiras ajena a otros deseos,
y late un corazón de madre enamorada.

¡Qué singular es tu cabellera
ondulando cual cascada traviesa
entre los hombros!
Y yo, desde mi atalaya de sueños
con los ojos entornados sigo vigilante
y, sin saber qué pienso, me sonríes.

Bien parece que el viento se detiene a contemplarte
y tú, tan coqueta, le enseñas las mejillas
arrebatadas de sus tardes
para pintar de arreboles mis ocasos,
seguros de lo dado.

¡Niña, deliciosa niña!
La firmeza de tus senos cimbrea
al compás de tus pasos en la acera
y desdeñoso  se hace el lugar de tu ahora
que no supo contemplarte,
-¡Malos tiempos corren por el mundo!-
Pero se alegra tu talle y le junquea
a esos vientos que te cercan,
y contemplas la vida ilusionada.
¡Y no ha pasado nada!
Reacio parece todo en el denuedo de los tiempos
pero aún soy dichosa al contemplarte entera y sana,
deseosa de pelear en mil batallas
y en por la profunda realidad de quien suspira
al cruzarse una mirada con la mía,
provocando el pulso que me debes
por mi sueño del amor en la vigilia...
¿Por que y por quién debo pelearme,
- me digo
y, a quién debo pedirle una disculpa?
¡Si los diantres castigan con perfidia!
...
Alguna vez, mi niña, el tiempo que se ha ido
agradecerá saberme complacida
recogiendo una caricia en abundancia,
pero apartando, ¡eso sí!, la paja de mi trigo.

Será cuando la flor de mi invierno sea de mayo,
como adorno de fresca primavera
descubriendo en laberintos las salidas
¡Dios siempre guía los pasos al presente
convidando al amor todos los días!


Elisa Lattke
21-6-08

31/3/10

¡Yo quiero volver! (Recuerdos de mi amado Valle del Cauca-Col.)



A. Elisa (4 y 6 años) 
Hace mucho que me pedían que hablara de mi niñez. Este poema estaba guardado en mi cajón. Lo quiero como otros recuerdos, son retazos de vida que no me atrevo a poner. Ellos son las raíces que aún me sujetan alegremente a la vida, pero hoy deseo no sé por qué dejar que las raíces se mantengan más vivas que nunca., para que sigan retoñando. 

 ¡Oh mi tierra bella!
 
te recuerda la niña del ayer que yo fui,
silvestre como la piña madura 
que huele a poemas y te canta a ti.
 
Piñas en las cercas de mi cafetal,
 
guayabas maduras me invitan a amar.
Mi Valle del Cauca te tengo en mi mente,
te toco en deseos, de nunca acabar.
¡Oh, mis ricos mangos y mis aguacates,
 
mamey y curuba y el coco al caer,
 
sonidos de montes y aves,
 
sonidos de selva, selva tropical. 

¡Yo quiero volver! 

¡Oh, de verdes montes,
 
que tengo en mi alma, selvas de mi encanto,
 
y andar bajo el agua sintiendo llover!
Y aquellos jardines que fueron mis juegos,
los gnomos amigos, cuentos en papel;
 
los duendes reales, sombrero y casaca,
 
sonrisas de piano y de negra piel. 
Eran duendes sucios que no se lavaban,
con su ancho sombrero y ya no me ven.

Frondosos maizales, grandes platanales,
 
dulces chirimoyas, ¡qué quiero comer!
 
¡Oh mi amado monte,
 
guamas y papayas, jugosas guanábanas ,
 
zapotes, badeas, piñuelas, papayas,
 
corozos, cacao, granados y cañaveral.
Dónde el pandeyuca, panela en café.
Rico chontaduro…

¡Yo quiero volver! 

Dónde están mis flores que libó mi amor;
 
savia que en mi pelo se quedó en olor
 
con tantas nostalgias de un Sur de pasión.
 
Y mis tiernos pasos tan observadores,
 
cubiertos en dichas de inmenso candor.
 
Azar de mi vida me dejé en mi Valle
 
con toda fragancia que me dio en calor.
 
Allí va mi alma, regresa en sus pasos,
sus pasos del sueño, mi imaginación.
 
Se sienta a mi lado, ella y mi nostalgia
 
sabemos de prados de dicha y color
 
donde aún se mueve esa bella magia,
 
que tanto me ayuda a dar más amor. 

La pequeña granja al borde de selvas 
donde retozaba inocencia y paz,
 
jamás tuve miedo yendo en mi caballo
 
un
 teque muy viejo, mi fiel alazán. 
Penachos de nieves sobre cordilleras
 
y esas bellas tardes del imaginar;
 
¿dónde está la niña que muere en mujer?
Dónde están mis montes,
la charca y lagunas, los ríos caudalosos,
los sueño con alas en su luz de luna. 

¡Me quiero volver! 

Y ahora me veo llena de nostalgias
 
dulce es mi sonrisa, tranquila en amor,
 
mirando lo bello que traje a mi vida
 
y revuelvo sueños aún con dulzor.
 
Suelto va mi espíritu, tranquila mi mente
 
busca ya los llanos y allí se entretiene;
 
brama ya el ganado, susurran guaduales,
se detiene el río…

 “¡La niña ya vuelve!”
… 

Blancas van mis sienes, blanca llevo el alma;
 
las ninfas del agua sonríen al verme
 
y yo me deshago del traje terrestre,
 
me recojo en cuenco de magia que ofrecen
 
¡Y surge el milagro, la niña es la rana,
que allí se zambulle y allí ya se pierde!
 

(Elisa en "Ranit@zul").
 
18-nov-05