Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta Escribo por no dejar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Escribo por no dejar. Mostrar todas las entradas

7/1/16

Vale la pena

Australia Elisa Lattke V.



Vale la pena dejar la sombra atrás,
ver cómo se alarga ante el crepúsculo.
Perseguir un oasis de amor por cada día
o, remendar el jirón del velamen con un beso.

Y, en el libro de la vida, dejar un 'hasta luego'...
Como en la arena algún 'te quiero'
dibujando un corazón mientras caminas.

Vale la pena desafiar a la mañana con la vida
o pedir a la mesura una locura;
porque vale la pena, cosechar los ápices
permaneciendo en sus puntas de ilusión con la utopía.

Pero hoy de madrugada, sé que lo vale,
buscar en las palabras su bonanza;
y comprender los secretos de las rosas.

23/10/15

Servidumbre

 Imagen de Internet

(Servidumbre)

Escancias lo que queda del vuelo de las aves
sirviendo a la vida y al viento sin descanso.
Y, para un poco,
parpadea un rayo de sol entre las manos.
Escancias el anhelo y la canción de otoño, sin antologías.
Y, para un poco,
la luna está distante en salomar de empeños.
¡Y, escanciando nos damos en el trapiche de palabras
para sentirnos vivos;
y me figuro la música del agua fluyendo con mi verbo,
con esa magia telúrica que el subconsciente derrama.
-Y quién soy yo para escribir poemas?...
Si para escribir tanto, aún no me doy toda,
si escancias a los duendes, galera del lenguaje.
¡A pesar de todo, no eres ni un susurro del libro de la vida!
Deleitas a las piedras con verbo generoso,
lubricas sus pétreos pensamientos girando en su materia.
¡Ah, mi yerma semilla sin cáscara, aún no te convences
que, en medio de los vivos, rellenas las ausencias,
resuelves unos vuelos, liberas a la métrica!
Pero, si los hay sin alas, -¡ni falta para ella!
Porque escanciando Amor, ordeñas las estrellas
y, extrayendo palabras en manojar de versos
se entretiene la muerte, jugando en la hojarasca.

Australia Elisa Lattke Valencia