Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta - Sentimientos sin silencios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta - Sentimientos sin silencios. Mostrar todas las entradas

14/8/16

Sueño de agua


Sueño de agua dulce, ¡mudo!
Sueños de amor que deliran
y se han llevado mis años,
dejándome sus fatigas!

No tiene razón la luna
iluminando mi charca.
¡Ni tiene ganas de verme
ni de lavarse su cara!
Sólo quiere verse hermosa
luciendo traje de gala,
o ponerse en su  cabello
 algunas flores del agua.

Acariciar nenúfares,
hacer guirnaldas con lotos,
y buscar por la rocallas
el azul de algunos ojos...
Los de una rana que mira
croándole enamorada,
escondida por el limo
con su melena de plata.

Sueño de agua dulce, ¡mudo!
Sueños de amor que deliran
y se han llevado mis años,
dejándome sus fatigas!


"Ranita Azul"

13/6/16

Verano

Tiempo de reposo
debajo del agua,
los cielos soleados
arriba en su fragua.
El verano invita
a cada cigarra,
a sentir la vida
del palo que agarra.
Y por los sembrados
que estan florecidos,
cosechas prometen
los campos floridos.
Las lluvias dejaron
un gozo campestre,
y el campo feraz
se nota en lo agreste.
La vida reposa
debajo del techo,
y el calor azota
a rosas y helechos.
No corre la brisa,
tampoco hace viento,
y, ayer esos dos
iban tan contentos.
Lo que más me gusta
de todo un verano,
es pensar que llevo
amor en mis manos.
Y la barca mía
va cruzando a nado,
este mar de sueños
con ellos al lado.

alv-"RanitAzul"

8/5/16

Tentación iluminada




No seré del huerto iluminado si no quieres,
ni del canto del ave en su triunfal concierto,
donde el bosque alberga su hogar.
¡Ah, si pudiésemos saber... de esos silbidos,
y de las pupilas de las noches,
caminando con sigilo en los aleros y las ramas
o en el dulce equilibrio de las sombras!
Quizás, suspiraría una rosa
y el azahar marchito, reviviría en la diadema de las novias.
Mi pensamiento, lo das iluminado de luces.
Mas ellos, saben que son tuyas,
aunque no podamos esperar de las otras
que rondan la media noche,
con los párpados de sombra sin pecado,
pero van rodeando la cintura, lascivas,
recorriendo la vida en pensamientos;
llenándome de temor en cada suspiro,
cómo vertientes de lava, con su fuego desbordado
sobre el mar del sentimiento.

¡Ven a mi barca como un ave, suspira a mi lado, siénteme!
Ni la tormenta aplacará la vida, ni romperá la noche.
Y, si se duermen las palabras,
las abrigarás de amor que las sostiene.

Hoy, resbalan estrellas por mis manos,
por eso estoy aquí, para sentirte dentro.
Envuelta en halos de ternura.
¡Ah, cómo incita el ansia a que me aplaque!


A. Elisa Lattke Valencia

15/10/15

Croar de ranas


Un recuerdo me habita de camino
y consigue servirme de alimento,
se convierte en placer dando a mi aliento
a otros 'saltos' cansados de mi sino.

Con las luces del alba ya se siente
alegrando a los montes y al paisaje
y gorjea al amor del ave ausente.
un silbido de mirlo en el ramaje,


¡Y qué bueno es hallarse a la alborada
siendo parte de vida que ilumina,
a otro cielo que nunca se termina,
porque abriga su sol a mi llegada!
Y por estos detalles que vivimos
dando saltos las ranas de añoranza,
ellas buscan en ellos la esperanza
'zambullidas' felices en su limo.
Son las ranas azules que se quieren
por las charcas de versos y sus lotos;
invitando a la luna a su alboroto
y disfrutan su croar hasta que mueren.



alv en: "Ranita azul"

22/9/15

Escribo por no dejar...


Escribo por no dejar...
Y si lo dejo no escribo,
escribo por escribir
y del pensar no lo digo.
Por renglones siempre ando
y hasta tropiezo en alguno,
ellos llevan al inicio
y su final muy seguro.
Pues cuando empiezo escribir
no sé, si el camino tomado,
me lleva por donde quiero
o me deja en cualquier lado.

Escribo sin ton ni son...
y con el son me entretengo,
pues la rima marca el sitio
por donde llevan los versos.
Y para no perderme en ellos
la estrofa deja sus huellas,
consiguiendo con señales
llegar feliz si no vuelas.

¿Quién me dice que no es magia
esto de jugar con rimas?
esto de jugar con rimas?
¡Aunque baile entre los versos,
las palabras acarician?
Por eso nunca me importa
pensar en la inspiración,
pues la tengo como amiga
al lado del corazón.
Ella... nunca a mí me busca
porque me tiene segura,
me sabe dentro, en su charca,
iluminada de luna.
Y por tenerla agradezco
el bienestar que me ha dado,
al regalarme un suspiro
en su cielo encapotado.

A. Elisa Lttke V. en: "Ranita azul"

20/5/15

Momentos... (15)

5/2015
Está claro que la vida nos inspira los momentos
y con ellos se tienen sentimientos,
reparando a diario toda herida.
Y sabemos lo que hay en las palabras
envolviendo a los sueños cada día.

Aunque nunca se cumplen los mañanas.
Mas nos hacen felices cuando lloras,
pues se adentran al alma con su dicha
a pesar de sentir mucha congoja.
-¡Paradójico!
Mientras vuelas al viento en tantos versos
y con ellos... se llevan las caricias
a la espera de amor que las recoja.

Es por eso que pido al sentimiento
que se enrede a mis sienes y a mis canas
sin dejar de sentirlo a todas horas.

"Ranita"

18/4/15

Nunca digas..., "¡lo siento!"

Foto: alattkeva/2014

¡Qué de este enorme fervor
por cada cosa querida,
para sentir de la vida
quién nos regala su amor!

Si el sentimiento acompaña
a los huesos ya cansados,
duele su traje ajetreado
de 'modista' con guadaña.

¡Qué del brote de esos cielos
donde reside el aliento
y se siente su contento
a pesar de los desvelos!

Vives, sí, muriendo a ratos
con un ruego por el lecho,
refugiada bajo el techo,
bien descalza o con zapatos.

¡Qué de esa fuente sentida
que mana de los adentros
y nos sirve a los encuentros
del alma que va servida!

Por eso el verso me lleva
subiendo escalas al viento
en alas del sentimiento,
como polen que me eleva.

Sólo somos una idea
dos palabras al acecho,
amor que toma derecho
subiendo como marea...

¡Ay, del verso y quien lo lea
y sienta el mar de su llanto,
donde naufrague mi canto
si su barca balancea!

Como me tengo a mí misma
y nada pierdo con verme,
debe ser que por quererme
se resuelva mi carisma.

¡Ay de las brumas de amor
abrumando pensamientos,
esas las queremos todos
pera no decir..., ¡lo siento!


A. Elisa Lattke V. en: "Don Anselmo"